¿QUIÉNES SOMOS?

Las Asambleas de Dios es un movimiento evangélico pentecostal reconocido y establecido a nivel mundial con más de un siglo de historia, que fue establecido oficialmente en España en el año 1963. Sin embargo, en nuestro país, ya en los años 30 habían surgido las primeras congregaciones en medio de una situación política y religiosa complicada. A pesar de las adversidades, desde su fundación, las Asambleas de Dios de España ha ido expandiéndose hasta abrir más de 600 lugares de predicación en todo el territorio español.

Somos una familia eclesial, conformada por iglesias y ministerios unidos y comprometidos, no sólo con cumplir la Gran Comisión en dar a conocer el Evangelio aquí en España, sino también en el mundo entero, tal y como Jesús nos encomendó. Creemos que cada individuo puede y debe tener una relación personal con Jesucristo, ser su discípulo y, además, tener la oportunidad de formar parte de una iglesia local y dinámica.

Nuestro objetivo es dar a conocer el mensaje transformador de Cristo por doquier y, con el poder del Espíritu Santo, formar Su carácter en hombres y mujeres, capaces de poner su pasión y habilidad al servicio de su comunidad, promoviendo los valores cristianos, éticos y espirituales que edifiquen una sociedad más fraternal y compasiva que se preocupe y contribuya al bienestar de las personas.

En nuestras iglesias encontrarás cristianos apasionados y contemporáneos que aman al Señor Jesucristo y expresan ese amor basándose en relaciones saludables, en una vida congregacional ferviente y comprometida, con una vocación humanitaria hacia los más necesitados, coherentes con los valores cristianos, amantes del estudio de la Biblia como el fundamento de la fe y norma de conducta, pentecostales por creer en los dones y practicar la vigencia del Bautismo del Espíritu Santo y, por supuesto, comprometidos con la evangelización a toda criatura sin distinción de raza, condición o sexo.

DECLARACIÓN DE
PROPÓSITO

Declaramos ser un cuerpo unido de Iglesias y Ministerios dedicados a la formación del carácter de Cristo en hombres y mujeres y, en el poder del Espíritu santo según la Palabra de Dios, comprometidos con la evangelización de España y al mundo desarrollando estrategias que nos permita establecer iglesias, enviando misioneros, invirtiendo generosamente en recursos que contribuyan a la misión evangelizadora y promoviendo los valores éticos, morales y espirituales que influencien a nuestra sociedad.

CONSEJO EJECUTIVO

Juan Carlos Escobar
PRESIDENTE CE
presidente@asambleasdedios.es

Esteban Muñoz de Morales de Mohedano
VICEPRESIDENTE CE
vicepresidente@asambleasdedios.es

Javier Otero
SECRETARIO CE
secretario@asambleasdedios.es

Conxa Tendero
TESORERA CE
tesorero@asambleasdedios.es

Jose María Romo
VOCAL
vocal@asambleasdedios.es

DECLARACIÓN DE FE

  1. Creemos en las Sagradas Escrituras, la Biblia, que como palabra inspirada de Dios mediante la cual se revela al ser humano, no contiene error en sus originales y constituye la única regla infalible de fe y conducta.
  2. Creemos en un Dios único, existente y revelado en las Escrituras en las personas del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
  3. Creemos en Jesucristo como único y suficiente Salvador, en su encarnación por obra y gracia del Espíritu Santo y que su obra redentora, muerte y resurrección es suficiente para la salvación del ser humano, sin necesidad de En ningún otro hay salvación.
  4. Creemos en la salvación integral del ser humano (cuerpo, alma y espíritu), ofrecida gratuitamente mediante un acto soberano de Dios y obtenida por la fe en Jesucristo. Creemos que todo ser humano es pecador y que, para ser salvo, en su libre albedrío, debe aceptar la Gracia de Dios con la indispensable necesidad de arrepentimiento, confiar en la eficacia del sacrificio expiatorio de Cristo Jesús en la Cruz, quien murió por toda la humanidad como pago de la deuda contraída por nuestros pecados y, además, permanecer fiel hasta la muerte cuidando nuestra salvación que es susceptible de perderse por causa de infidelidad o apostasía.
  5. Creemos en la Promesa del Padre, el bautismo en el Espíritu Santo por el que los creyentes son investidos de poder, para ser testigos de Jesucristo, servir a Dios y vivir en santidad. La evidencia inicial es hablar en lenguas desconocidas, diferenciando este hecho del don de lenguas.
  1. Creemos en la Iglesia, que es el cuerpo de Cristo, compuesta por todos los creyentes nacidos de nuevo, con su doble carácter: universal y local, y cuya única cabeza es Jesucristo mismo.
  2. Creemos en el bautismo por inmersión y la cena del Señor como ordenanzas dadas por el Señor a su iglesia. El bautismo, como testimonio público de conversión al evangelio de Jesucristo en identificación con su muerte, sepultura y resurrección. La santa cena como recordatorio de su muerte, señal del Nuevo Pacto, y anuncio de su segunda venida.
  3. Creemos en el sacerdocio universal de los creyentes, siendo Jesucristo el único mediador entre Dios y los hombres. Creemos en la oración en el nombre de Jesús como medio de comunicación con Dios.
  4. Creemos en la vigencia actual de los dones espirituales, manifestaciones sobrenaturales del poder del Espíritu Santo, dados a la iglesia para su edificación.
  5. Creemos en el poder de Dios, capaz de obrar prodigios, milagros y sanidades hoy día.
  6. Creemos en el arrebatamiento de la iglesia y la segunda venida de Jesucristo, junto con sus santos, para establecer su reino sobre la tierra.
  7. Creemos en la resurrección de los muertos y el juicio final, unos para vida eterna, otros para condenación eterna.
  8. Creemos que el matrimonio fue instituido por Dios y confirmado por Cristo, como la unión entre un hombre y una mujer, nacidos como tales.

Aprobado en la XXXVI Convención Junio 1999.
Modificado Punto 4 Declaración de FE en el V Congreso FADE Febrero 2009.
Añadido el artículo 13 en la Convención de XI Congreso FADE 2015.

NUESTRA HISTORIA

El inicio de las Asambleas de Dios en España tiene su origen en 1947, cuando los misioneros Perruc procedentes de Cuba abren su casa en A Coruña para celebrar cultos dominicales. En el año 1963 los representantes y ministros de las iglesias que existían en las ciudades de A Coruña, Gijón, Ronda, Rota, Barcelona y Madrid, deciden crear una única organización, semejante a la que ya existía en Estados Unido. Creando así las Asambleas de Dios para trabajar en unidad con el objetivo de propagar el evangelio de Cristo por toda España. A través de la Ley de Libertad Religiosa de 1967, promulgada por el gobierno franquista, se avanzó en la fundación de nuevas iglesias y en la creación, en 1968, en la ciudad de Ronda, de un centro de formación y capacitación teológica para pastores y líderes necesarios para abastecer a las iglesias de ADE.

A partir de los años 80, tuvo lugar un crecimiento sorprendente en las Asambleas de Dios, cuando diversos misioneros procedentes de Suecia, Finlandia, Noruega, Estados Unidos, etc., se unen a la obra nacional dando un fuerte impulso a la fundación de nuevas iglesias en todo el territorio del Estado Español.

Tras el enorme crecimiento, sobre todo a partir del año 2000, con la fundación de iglesias en las principales ciudades del país, fue necesario crear un organismo jurídico que posibilitara una mejor autonomía, desarrollo y organización de las iglesias. Por ese motivo, tras años de deliberación, en la convención del 2004 se constituyó la Federación de Asambleas de Dios de España.

En la actualidad, ADE suma más de 600 puntos de predicación repartidos por toda la geografía española. Además, su compromiso con la obra misionera en diversos lugares del mundo y la labor social impulsada por decenas de ONG y programas humanitarios dirigidos a los más necesitados, hace que esta denominación pentecostal sea de las más grandes y fructíferas del país.

DONACIONES