Señor, ¡multiplica mi tiempo!

Uno de los acompañantes implacables del transcurso de la vida es el tiempo. Vemos a nuestros hijos aprendiendo a caminar y en otro instante ya se están graduando de la Universidad.

 

Al principio de este año celebramos la llegada del 2020 con la expectativa del año de la visión, el cambio y la transformación y hoy, diez meses después, si evaluamos cuántas de las metas que nos propusimos en un inicio logramos, vamos a darnos cuenta que tal vez se quedaron en la mitad.

 

Por eso, en Asambleas de Dios queremos compartirte 3 maneras de organizar y administrar tu tiempo correctamente, de acuerdo a Salmos 90:12, para aprovechar estos meses que nos quedan del año.

 

  1. Entrega la administración del tiempo a Dios: incluye al orar, una petición para que el Señor sea dirigiendo tus prioridades y por ende, el tiempo que dedicas a cada área de tu vida.
  2. Sé consiente del paso del tiempo: Si, a menudo obviamos el paso del tiempo o evadimos pensar en ello, sin embargo, la palabra de Dios nos enseña a ser intencionales, para poder ejercer una buena administración.
  3. Involucra la sabiduría en la planificación de tus actividades: una forma de administrar correctamente el tiempo es planificando, procura organizar tus tareas para que cumplas lo que te has propuesto, dirigiendo tus actividades con paz y dirección divina.

Finalmente, recuerda que el tiempo es uno de los recursos más importantes que el Señor nos ha dado, nuestra administración guiada por su amor nos dará bendición, multiplicación e incluso prosperidad.

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días,
Que traigamos al corazón sabiduría.

Salmos 90:12

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Blog

Serendipias Divinas

Desde entonces creo en esos planes divinos que se nos atraviesan en el camino para captar nuestra atención. No son imposiciones de un Dios que se quiere salir con la suya, más bien oportunidades de gracia, actos de misericordia para reconducirnos a lo mejor. Desde entonces he estado alerta a esos encausamientos de Dios, a eso que él hace magistralmente para mi bien, pero que yo debo comprender para no perderme su trazo de gracia.

Leer Más
Blog

Volvamos a la rutina

Así que, no me cabe la menor duda, de que el secreto de la fortaleza de Jesús y el éxito de su ministerio se basó en que jamás abandonó la rutina de comunión con su Padre por medio de ciertos instantes con el culto, la lectura de la Palabra, la oración, la meditación y los actos de compasión expresados en su compromiso con la gente.

Leer Más
Blog

Dios y la eutanasia.

Una noticia que no solamente nos entristece como cristianos, pues entendemos la vida como algo sagrado, sino que, indudablemente, nos preocupa al avanzar drásticamente en la actual cultura de la muerte que nos preside

Leer Más
DONACIONES