En el estómago de un gran pez

Lo opuesto al amor es el miedo, ¡ama más y teme menos!

Jonás corrió a Tarsis creyendo que allí podría huir de la tarea que Dios le había encomendado; sin embargo, esto solo lo llevó al estómago de un gran pez, quien lo escupió en una costa cuando Jonás decidió obedecer a Dios. De seguro en algún momento hemos huido como Jonás esperando dejar atrás todo aquello que pueda hacernos sentir inseguros y la mayoría de veces lo hacemos sin pensar en las consecuencias.
Al respecto las escrituras nos dejan claro que este tipo de comportamiento no es el correcto, pues el espíritu de cobardía no viene de Dios, por el contrario es opuesto al amor que Él ha derramado en nuestros corazones y al dominio propio que podemos consolidar a través de la renovación de nuestras mentes (2 Timoteo 1: 7)¹ . Por lo tanto si a lo largo de nuestra vida o en algún momento nos hemos caracterizado por tener temor o miedo, es sobre todo, por falta de comprensión del amor de Dios. El apóstol Juan nos explica que al vivir en el este amor, no hay temor porque el perfecto amor echa fuera todo temor; por lo tanto si hay miedo, es porque falta ser perfeccionado en Su amor (1 Juan 4: 18)².

Si hay miedo, es porque falta ser perfeccionado en Su amor

Lo opuesto al amor no es el odio, es el temor, a ser probados en la fe y confrontar nuestro carácter con la palabra, a asumir retos de vida que nos lleven a cumplir el propósito que tiene Dios para nosotros; miedo al qué dirán o a lo que pueden pensar de nuestro fracaso, o incluso miedo a soltar el control de las cosas de las que solo Dios se puede encargar.
Por eso Jesús explica que este es el primer mandamiento, pues asumir este reto nos cambia por completo, llevándonos incluso a dejar de lado cualquier incertidumbre que tengamos frente a nuestros propios errores o frente al futuro, el amor está ligado a la fe (Marcos 12: 28-31)³.
¡No tengas miedo! Dios está contigo, nunca te ha dejado ni lo hará. Piensa, ¿el miedo está motivando tus acciones?

 

[1] <<Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.>> (RVR 1960)
[2] <<En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor. >> (RVR 1960)
[3] <<Al ver que Jesús les había contestado bien, uno de los maestros de la ley, que los había oído discutir, se acercó a él y le preguntó:
¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?
Jesús le contestó:
El primer mandamiento de todos es: “Oye, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.” Pero hay un segundo: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” Ningún mandamiento es más importante que éstos. >> (TLA)

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Blog

El tiempo, una herramienta de formación

¡Determínate a esperar! Pocos personajes bíblicos son como Jacob: llenos de malas decisiones, luchando contra sus propios destinos, encarando la […]

Leer Más
Blog

TENEMOS UN PADRE QUE PROVEE TODAS NUESTRAS NECESIDADES

En tiempos de necesidad uno de los pensamientos con los que más combatimos es la orfandad. A menudo, cuando pasamos […]

Leer Más
Blog

Dios, nuestra esperanza

¿Qué estas esperando? ¿Cuál es el futuro que sueñas? ¿Qué tan lejos estás de él? Yo no puedo asegurarte que […]

Leer Más
DONACIONES