«Doctor, Doctor»

-Doctor, doctor, tengo una hemorragia interna.

-¡No me diga! ¿Cómo se ha dado cuenta usted?

– Me sangra el alma…

-Disculpe, creo que ha venido usted al lugar equivocado. Pida cita con su psiquiatra, él podrá ayudarle.

En el psiquiatra…

-Doctor, doctor, tengo una hemorragia interna.

– ¡Vaya! ¿Seguro que ha venido al lugar más indicado?

-Mi médico de cabecera me lo recomendó.

-¿Y qué síntomas tiene exactamente?

-Me sangra el alma cada día, desde que me levanto hasta que me acuesto, estoy muy débil, temo por mi vida.

-Mire, le voy a recetar unas pastillas que le van a venir muy bien.

-¿Me curarán?

– La harán sentir mucho mejor, y si quiere podría pedir cita privada a un psicoanalista.

-No tengo dinero… y yo lo que quiero es curarme.

-No puedo ofrecerle más, lo siento.

Desesperada, la mujer vaga varios días por las calles de la ciudad. Un día se para frente a un edificio algo viejo, culminado por una cruz forjada.

-Un hospital mental, tal vez debieran ingresarme-pensó- y decidió entrar.

Al fondo, de espaldas sentado, se encontraba un hombre con una bata blanca.

– Doctor…

-¿Sí?

El hombre era de mediana edad, tenía barba y lucía un peinado algo desaliñado.

– Me sangra el alma.

-Lo sé, la estaba esperando, doña Paquita. Acérquese y cuénteme lo que le pasa. ¿Cuándo comenzó la hemorragia?

-Hace unos doce años, después de la muerte de mi esposo. Busqué refugio y consuelo en el alcohol y en compañeros eventuales. Mis hijos me abandonaron y yo empecé a maldecirlos, a ellos y a mis nietos. Cada vez que pasaba más el tiempo, la hemorragia empeoraba. ¡Me arrepiento tanto de todo ello! ¡Soy un monstruo! ¡Merezco esto y mucho más! Pero ya no aguanto.

– Estoy de acuerdo, yo puedo curarle.

– ¿En serio? Y dígame, ¿cuánto tendré que pagarle?

-Nada, es gratis, yo pagué el precio. “Porque por gracia sois salvos; por medio de la fe” (Ef. 2:8)

-¿Y por qué usted haría algo así por mí? Si no me conoce de nada.

-Claro que sí. “Porque tú formaste mis entrañas; me hiciste en el seno de mi madre.” (Sal. 139:13 )

Y te amo como un Padre ama a su hija. “Con amor eterno te he amado, por tanto, prolongué sobre ti mi misericordia.”(Jer. 31:3)

Doña Paquita rompe en un profundo sollozo y cae arrodillada al suelo. Después de unos segundos pregunta clamando:

-¿Pero quién es usted?

– Me llamo Jesús, su salvador.

 


Belén Lechuga

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Blog

Volvamos a la rutina

Así que, no me cabe la menor duda, de que el secreto de la fortaleza de Jesús y el éxito de su ministerio se basó en que jamás abandonó la rutina de comunión con su Padre por medio de ciertos instantes con el culto, la lectura de la Palabra, la oración, la meditación y los actos de compasión expresados en su compromiso con la gente.

Leer Más
Blog

El valor de hablar en positivo

Para llegar hay que salir. El primer paso es elegir, luego persistir, perfeccionar y no cambiar nunca en el empeño de hacerlo mejor. Hablar en positivo es un ejercicio, y como toda disciplina se mejora con el tiempo, máxime cuando es una elección que Dios favorece y promueve en su Palabra. Pablo exhortó a la iglesia, inspirado por el Espíritu Santo: “Que sus conversaciones sean cordiales y agradables, a fin de que ustedes tengan la respuesta adecuada para cada persona” (Colosenses 4:6 NTV). Cordiales y agradables… que buen tamiz a través del cual filtrar nuestras charlas. 

Leer Más
Blog

Naufragio

Hacía 50 días que el barco en el que Sonia viajaba rumbo a Irlanda había naufragado. Solamente ella y dos tripulantes más, el señor Bauer y Cristine, habían conseguido llegar a tierra y salvarse tras la tormenta.

Leer Más
DONACIONES